Lo nuevo de The Knife

Anuncios
Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

Escrache al periodista

Andan nuestros políticos escandalizados con eso de que una peligrosa red de nazis 2.0 les intimide en la propia puerta de su casa y piden a gritos que la justicia y las fuerzas de seguridad les protejan de tales actos filoterroristas. De cara a la galería, se muestran como víctimas del escrache, término que ha sido víctima de prostitución semántica y que ha terminado emparentándose con acoso desmedido. ¿El mismo acoso de los políticos hacia el periodismo?

Sin embargo, parte de la clase política sufre de un repentino trastorno de pérdida de memoria a corto plazo, un alzheimer caprichoso que les hace no acordarse ni lo más mínimo del sistemático acoso que llevan practicando contra el periodista desde los albores de la democracia tanto en España como otros países.

libertad_de_prensa

Bastante jodido anda nuestro sector entre despidos masivos, cierres de medios y degradaciones de las condiciones laborales, para que además tengamos que soportar las intromisiones de ciertos cargos públicos que hacen gala de una absoluta injerencia. Es más; si desde el orbe político al escrache se le ha puesto una connotación violenta, tal acepción la empleo para denunciar el “escracheo” sibilino que algunos politicuchos practican con absoluta impunidad.

Ahí tienen al circunstancial presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González, partidario de poner corto a la supuesta ligereza con que los medios publican noticias que a su juicio ensucian la imagen del PP. O dicho de otra manera: González deja entrever su deseo de que exista censura informativa.

Según él “estamos en una situación en la que vale todo a efectos de publicación en los medios de comunicación” a colación de las fotos publicadas por El País en las que el actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, aparece junto a un conocido narcotraficante en su yate.

Ya ven, para este erudito los medios tenemos que ponernos la mordaza a la hora de publicar las actividades que llevan a cabo nuestros representantes públicos. A él le encantaría poner límites a la prensa libre si es que tal adjetivo ha existo alguna vez. A mí, afirmaciones del tipo “tiene que haber un límite” me suenan a amenaza carpetovetónica, a ramalazo totalitario y de tics autoritarios van sobrados muchos políticos hoy en día.

A la clase política conviene recordarle que los límites de la información en una sociedad democrática no los marcan precisamente ellos, que nuestro oficio está avalado por la Constitución, donde se deja claro el derecho que posee el ciudadano a recibir una información libre y veraz.

Pero tienen la puta manía de querer meter a los periodistas en vereda, emplear el chantaje de forma velada para que nos callemos la boca y no destapemos el coladero de corrupción e injusticia en que se ha transformado buena parte de la actividad política. Los periodistas no necesitamos de iluminados como Ignacio González; todo lo contrario, hay que huir de ellos como la peste, decirles bien clarito que los límites a nuestra profesión los marca el Código Deontológico a través de principios como el rigor o la veracidad.

Y si algún cargo público se siente molesto, si considera que su derecho al honor, intimidad e imagen han sido vulnerados puede acogerse al derecho de rectificación o recurrir a los tribunales, aunque lo mismo con la subida de tasas no quieren gastarse un euro.

En pleno derrumbe del establishment político se recrudece el hostigamiento contra el periodismo como así viene denunciando la FAPE. Una atmósfera de hostilidad hacia nuestra profesión que sólo busca jibarizar la libertad de expresión e información. Si ya de por sí estamos ante una zombificación de la democracia, ahora quieren darnos la puntilla con eso de “tener cuidado con lo que se publica”, sobre todo cuando la noticia publicada fricciona o colisiona con los intereses particulares de los grupos políticos. ¿No nos encontramos ante un escrache en el peor sentido de la palabra?

Algo huele a chamusquina cuando los que nos dedicamos a este oficio tenemos que denunciar esa tendencia alcista entre la clase política por señalarnos, por querer situarnos en un redil de compadreo y servilismo. Tentaciones propias de cabezas huecas que no saben que la preponderancia del derecho de información sobre el de intimidad se produce cuando los hechos denunciados son de interés público, veraces y contribuyen al debate en una sociedad democrática.

Jode admitir que existe una campaña de desacreditación y ninguneo contra nuestro sector. Nos tratan como si fuéramos meras comparsas y hay casos a cascoporrillo. El propio presidente del gobierno comparece en una televisión de plasma, como si fuera un ente holográmico y sin posibilidad de preguntarle por su gestión. Cierto es que la FAPE y muchas asociaciones demandan que sin preguntas en las ruedas de prensa éstas no sean cubiertas pero en la práctica cada uno hace la guerra por su cuenta, cada medio se pone la venda en los ojos y todo queda en agua de borrajas.

He de confesar que nuestro sector está aquejado de una grave dolencia, la falta de compañerismo que vaya más allá de compartir las miserias del oficio. Mientras no haya un plante sistemático de todos los medios y estos no cubran las ruedas de prensa sin derecho a preguntas, mientras no salgamos a la calle a protestar por las lamentables condiciones laborales de nuestro gremio, mientras las asociaciones de prensa que velan por nuestros intereses no sean más audaces y se dejen de enviar comunicados de condolencias por el despido de tal o cual compañero, seguiremos cayendo en picado y todas las reclamaciones legítimas en pos de un periodismo digno se verán diluidas en esta enorme mancha de conflictividad que flota a la deriva.

Es el momento de extirpar los males endémicos incrustados en nuestra profesión. Se necesita un periodismo con coraje en estos tiempos donde las estructuras de poder inyectan viales de miedo escénico. Dejar atrás ese modelo aborregado de medios al servicio de intereses partidistas.

Porque no hay nada más repugnante que el periodismo se subordine a tal o cual ideología política. O que muchos hagan la vista gorda ante ese execrable escrache que muchos políticos llevan practicando desde hace décadas.

Publicado en Actualidad, Participación Ciudadana | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

The new Boeing 787 Dreamliner can carry about 250 passengers. This blog was viewed about 1.100 times in 2012. If it were a Dreamliner, it would take about 4 trips to carry that many people.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Participación Ciudadana | Deja un comentario

La reinvención de la ciudadanía de Puertollano ante un futuro sombrío

La ciudadanía de Puertollano decide reinventarse para afrontar su futuro desde una óptica activa de participación. El pasado 17 de junio más de 9.000 personas  (8.500 según datos ofrecidos por la Policía Local) abarrotaron las calles de la localidad, convocados por la Plataforma Ciudadana por el futuro de Puertollano.

El pueblo dicta sentencia. Dice basta, saca los colores a la clase política y anuncia el inicio de una lucha auto-organizada, despojada de palabrería y sin encomendarse  a actores de la esfera política y sindical que pretendan abanderar el sentimiento de indignación y abandono que existe entre los puertollanenses.

Miles de personas expresaron su enojo por la inacción de la clase política ante el marasmo socioeconómico que azota a Puertollano. Pero lo más importante, este movimiento ciudadano tiene un poder de convocatoria que ha de calificarse como éxito rotundo y sin precedentes.

Las consecuencias de los recortes y la caída en picado de la actividad económica han hecho germinar un nuevo modelo ciudadano. Personas que se sienten desapegadas del mensaje político, más preocupante aún, ciudadanos que han dejado de creer en sus representantes, tanto locales como autonómicos. Un voluminoso grupo de la población ha decidido hacer la guerra por su cuenta, dejaron de confiar, repelen una dialéctica trufada en mensajes condescendientes que naufragan en el océano de la acción.

Un plebiscito en toda regla

Lo sucedido el 17 de junio puede calificarse de plebiscito con mayúsculas: el pueblo toma el testigo, adopta el rol de ciudadanía activa e implicada y aparta de un empujón clichés políticos que a la hora de la verdad son grilletes para desactivar la participación.

El pueblo de Puertollano no se muere, está más vivo que nunca. Así rezaba en la pancarta de cabecera, “Puertollano no se muere, aquí están sus ciudadanos” que fue portada exclusivamente por mujeres. La población reivindica sus raíces mineras, su espíritu combativo, sabe que ha llegado el momento de coger al toro por los cuernos y de encontrar en su unión la fuerza de un movimiento que ha surgido en las redes sociales y al que se han ido agregando multitud de personas.

Nadie puede cuestionar ni negar la potencialidad implícita en un movimiento que acaba de dar sus primeros pasos. Cabe preguntarse ¿Y ahora qué? Cuáles van a ser los próximos pasos, las siguientes acciones, si el movimiento va a derivar en un modelo asambleario o se va a convertir en juez y supervisor de los grupos políticos municipales. Demasiadas incógnitas que se van a ir despejando en los próximos meses.

Hay un poco de todo; este movimiento ciudadano es una miscelánea de personas que comparten un mismo objetivo: la defensa irrenunciable de la actividad socioeconómica de la localidad. Además, cuenta con el respaldo de buena parte del tejido social, de asociaciones vecinales y otros colectivos muy respetados en el municipio (caso de la Hermandad de Donantes de Sangre).

Es muy probable que estemos asistiendo a una nueva fase en las relaciones de la ciudadanía con su municipio. La gente no está para bromas, ha perdido la paciencia, expresan su frustración y malestar porque desde la esfera política no se esté haciendo nada reseñable para impedir el derrumbe de una comarca industrial.

Desde la plataforma se ha exigido el compromiso activo de la clase política, que la escenificación de la unidad materializada días atrás se concrete en acciones, que a la gente de nada le sirve que los representantes se hagan una foto y santas pascuas. Muchas cosas están cambiando. Puertollano asiste a una revuelta cívica y de necios sería negar esta realidad.

También dejó meridianamente claro que no hay una mano negra detrás, que nadie quiere sacar tajada o rédito político. Es más, si algún grupo político se atreve siquiera a sugerir algo así estaría cometiendo un error de bulto, estaría despreciando la fuerza de un movimiento ciudadano que tiene capacidad de presión y que está muy cabreado.

Estos ciudadanos se transforman en actores de su propio destino, no van a dejar en manos de nadie su futuro. Se vislumbra una presión popular de aúpa hacia los grupos políticos. A ellos les corresponde encajar en este puzzle. Deben mover ficha, les guste o no, porque si algo ha quedado demostrado tras esta manifestación es que la ciudadanía cuenta con un poder de unión y reclamaciones que no puede ser ignorado.

La ciudadanía de Puertollano ha redescubierto su capacidad de organización. El ciudadano 2.0 encuentra en las redes sociales un vivero de ideas y propuestas por realizar de impredecibles consecuencias. Ellos ya han dado el paso, caminan juntos, confían en que la clase política les acompañe. Pero no se van a quedar a esperarlos. Lo que está pasando es una muestra de madurez democrática ejemplar.

Lee el manifiesto íntegro elaborado por la Plataforma Ciudadana por el futuro de Puertollano

Publicado en Actualidad, Desarrollo Local, Participación Ciudadana, Voluntariado | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los mineros de Puertollano abandonan la huelga pero 6 de ellos se incorporan a “la marcha negra”

Tras un mes de movilizaciones y huelga indefinida,  los mineros de la mina a cielo abierto ENCASUR de Puertollano decidieron en asamblea regresar a sus puestos de trabajo. 

El paso de los días ha hecho mella pero han sido las necesidades económicas de cada trabajador, las causas determinantes de este abandono del paro indefinido en la última mina de Puertollano.

Un conflicto que se ha  encallado ante la negativa del Ministerio de Industria de modificar el recorte presupuestario, que los sindicatos cifran en un 64%, de las ayudas comprometidas en la Comisión del Seguimiento del Plan del carbón 2006-2012.

Los cerca de 300 trabajadores de ENCASUR han estado desde mediados de mayo llevando a cabo protestas diarias como cortes de carreteras, concentraciones, marchas a pie desde la mina hasta la localidad y paros laborales.

Puertollano es el último bastión de la actividad carbonífera en Castilla-La Mancha y aunque en la localidad este conflicto no se está viviendo con la misma intensidad que en las comarcas mineras de Asturias, León y Teruel, el respaldo y apoyo de la ciudadanía está siendo continuo.

Lo cierto es que la huelga general indefinida ha supuesto un fuerte deterioro en la plantilla de ENCASUR, que ve con incertidumbre su futuro laboral aunque desde la empresa se asegura que la viabilidad está garantizada todo este año.

Pese a todo, seis mineros de ENCASUR han decidido sumarse a la “marcha del carbón” que ha partido desde diversas comarcas mineras para confluir el próximo 11 de julio en Madrid. Los mineros de Puertollano se incorporan a la columna minera que parte de Andorra (Teruel) y que convergerá en la capital española para llevar a cabo una gran manifestación ante el Ministerio de Industria en protesta contra los recortes en las ayudas públicos al sector del carbón.

Debido a la distancia geográfica, el número de participantes llegados desde Puertollano se ha visto restringido a los seis efectivos. Confiesa Ángel Luis González, presidente del comité de empresa de ENCASUR, que la intención inicial era que asistieran más trabajadores “pero hay que tener en cuenta que los compañeros que se encargan de organizar la marcha tienen que mover muchas cosas para todos los que están participando en ella”. De todos modos, González agradecía a los compañeros “que bajan desde Aragón el que hayan accedido a que seis de nosotros les acompañemos”.

En estos 19 días de peregrinaje hasta Madrid, los mineros tratarán de conseguir adhesiones de los ciudadanos a su causa,  que el Gobierno se replantee su recorte en los presupuestos generales del Estado de más del 60 % en las ayudas al sector de la minería del carbón.

 

 

 

Publicado en Actualidad, Participación Ciudadana | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Para quitarse el sombrero

El saxofonista Pedro Iturralde inició el camino. Junto al formidable Paco de Lucía elaboró el maridaje entre jazz y flamenco y llegaron a grabar discos para el mítico sello Blue Note. 

Desde entonces, nada volvió a ser lo mismo y gente como Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino Di Geraldo continuaron la estela de un género híbrido. Artistas consagrados que abrieron la veta para que el joven trompetista puertollanense Enrique Rodríguez “Enriquito” tomara el testigo en la fusión del jazz-flamenco.

En octubre de 2011, el sello discográfico Youkali Music editaba “Me quito el sombrero”, el debut de Enriquito en solitario. Un nuevo avance, donde la trompeta y el fliscorno toman las riendas para adaptar sonidos flamencos.

Un estreno a lo grande. En “Me quito el sombrero” destacan las colaboraciones de dinosaurios de la escena nacional como Jorge Pardo, Carles Benavent, Juan Diego Mateos y Sandra Carrasco.

Asegura Enriquito que su disco está trufado de variedad, “muchos cambios de ritmos y diferentes atmósferas” señala. Un trabajo sin precedentes donde la trompeta y el fliscorno se transforman en voces jondas, modificando las melodías flamencas en improvisaciones jazzísticas.

De paso, este complejo trabajo demuestra que nos hallamos ante un artista singular, que ha mamado el jazz-flamenco y que es capaz de llevarlo a su terreno. “Me quito el sombrero” está compuesto de nueve temas, compuestos por el propio trompetista que hasta se atreve con una versión de Camarón de la Isla.

En todo este tiempo, Enriquito ha presentado su álbum-debut en numerosas salas de España, destacando la madrileña Sala Clamores, sancta sanctórum de figuras jazzísticas del país. Saca tiempo de donde puede pues está absorbido por la gira que actualmente lleva a cabo con Canteca de Macao, grupo de fusión y del que es componente.

Para la grabación de “Me quito el sombrero”, Enriquito contó con una banda formada por Rodrigo U. Díaz, el batería “El niño”, José Almarcha a la guitarra española, Yago Salorio al bajo eléctrico y el cantaor Juan Debel.

Trompetista de vocación, obtuvo el Grado Superior de trompeta en el Conservatorio de Córdoba y desde los 18 años colaboró con Jorge Pardo en diversas grabaciones de televisión y proyectos discográficos. Enriquito confiesa que Pardo es su verdadero mentor, una influencia capital en su consolidación como música.

Pero no olvida sus raíces. Su etapa con “Lolaimon” y sus actuaciones con Tune Up, grupo de jazz comandado por su padre y el guitarrista Julián Pavón. Siempre que puede, se escapa unos días a Puertollano para tocar algo con ellos. Descúbranse, estamos ante un músico prometedor. Transita por el mismo camino que pisó Pedro Iturralde.

Publicado en Creación y Cultura, Participación Ciudadana | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario