Próximo traslado de la biblioteca de Puertollano

Luis Fernando Ramírez es Director de la Biblioteca y Archivo Municipal de Puertollano. En su dilatada trayectoria, este historiador local y funcionario del ayuntamiento, ha visto cómo el servicio bibliotecario ha evolucionado de forma destacable. Sin embargo, desde hace años, la biblioteca municipal se ha quedado pequeña. El continuo aumento del fondo bibliográfico y la notoria afluencia de usuarios hacían necesaria una ampliación o reubicación de este servicio. Afortunadamente, esa demanda está al caer.

En unos momentos en los que Puertollano vive una difícil situación de trabajo que le obliga a “pelear” por su fututo, estamos realizando el traslado de los fondos bibliográficos de la Biblioteca Municipal de Puertollano al edificio del antiguo Centro Universitario. Se sustituye el edificio de la calle Calzada por otro más amplio, moderno y racional para responder a las necesidades culturales de los ciudadanos de Puertollano como merecen. Después de cuatro décadas, las instalaciones de la Biblioteca Municipal se han quedado muy pequeñas, lo que no ha impedido que haya experimentado un extraordinario avance cualitativo y cuantitativo.

A raíz de la crisis de los noventa, se abrió una época de desarrollo para las bibliotecas municipales. La nuestra no iba a ser una excepción y en las dos últimas décadas amplió sus servicios notablemente favoreciendo los intereses de sus usuarios. La Biblioteca Municipal de Puertollano, además de ampliar los fondos documentales, ha ido poniendo en marcha nuevos servicios y ha desarrollado un amplio abanico de actividades dirigidas a todos los sectores de la población.

Aumentamos, con ayuda de la Junta, las adquisiciones bibliográficas hasta conformar una colección cercana a las 90.000 unidades (más de 50.000 libros, casi 10.000 películas, más de 11.000 documentos sonoros, unos 1.500 documentos electrónicos, etc.).

Por otro lado, y esto es esencial, la Biblioteca ha ido poniendo en marcha nuevos servicios (préstamo de discos compactos, de películas y de materiales informáticos; apertura por las noches para facilitar el estudio de los estudiantes, acceso a Internet, préstamo interbibliotecario, creación de una Biblioteca de Padres, Guía para universitarios, campañas informativas para jóvenes, etc.)

Y, en tercer lugar, conocedores de la importancia que tienen las actividades de extensión cultural, la Biblioteca organiza una serie de actividades culturales para fomentar y difundir la lectura (Sábados infantiles, la Hora del cuento, Día del Libro, Día de la Biblioteca, Feria del Libro, “Un año, un libro”, exposiciones, Escuela de verano, Bookcrossing, clubes y talleres de Lectura, Bibliocine, encuentros con grupos especiales, Cursos de Formación de Usuarios, etc.), llevando a cabo unos 300 actos anuales que cuentan con  40.000 participantes aproximadamente.

También conseguimos el horario ininterrumpido de 9 a 21 horas, lo que permitió que el Servicio se amoldase a las necesidades de los usuarios y que se cumpliera la necesaria aspiración de una biblioteca de la envergadura de la población de Puertollano e incrementó el número de puntos de asiento, de mesas y de equipos informáticos, además de efectuar obras de mejora en el edificio (piso nuevo, iluminación y eliminación de barreras arquitectónicas). Todo ello ha contribuido a hacer una biblioteca más plural, más activa y dinámica que llega a todos los ciudadanos. Aún así, el edificio se había quedado muy pequeño para responder a las necesidades culturales de los ciudadanos de Puertollano.

El edificio anticuado y pequeño

Este mes de agosto se cumplirán 38 años de la inauguración del edificio de la Casa de Cultura, del que era base fundamental la Biblioteca Municipal y la Sala de conferencias. Un edificio, levantado sobre un solar en el que estuvo anteriormente la Casa de Correos, que tenía que albergar una biblioteca más amplia que la existente y con otras características, junto a una gran sala donde pudieran desarrollarse todo tipo de actividades de extensión cultural que complementara la labor de la Biblioteca como centro de información que facilita a los usuarios todo tipo de conocimientos.

Un edificio en el que se ubicaron nuevas áreas en el edificio (UP, UNED, Juventud y Deportes) que le fueron restando a la Biblioteca el espacio vital para el que había sido concebido y que necesitaba para hacer de ella, tal y como dice la UNESCO, un paso obligado del conocimiento, ya que constituye un requisito básico de la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso cultural de la persona y los grupos sociales. Un edificio que presenta hoy una distribución de espacios reducidos e insuficientes para atender las necesidades crecientes que imponen las nuevas tecnologías y con los equipamientos y mobiliarios obsoletos.

El nuevo edificio era una urgencia porque ya no se podía trabajar en esas condiciones ni albergar ordenadamente las existencias y las nuevas incorporaciones. Ahora, después de cuatro décadas, la Biblioteca se traslada al edificio de la calle Numancia, un edificio con más posibilidades, más moderno y que puede ser un revulsivo para despertar necesidades de nuestros ciudadanos.

Ahora, la Biblioteca de Puertollano estará en un edificio accesible, desde el punto de vista cultural y urbanístico, que dispone de espacios abiertos y de zonas de mucho tráfico (recepción, información, referencia, préstamo y reproducción), intermedia y de silencio (lectura de revistas y obras generales, estudio en sala y utilización de medios audiovisuales), además de espacios para el área técnica, actos colectivos y de extensión cultural. Ahora, la Biblioteca de Puertollano estará en un edificio que podrá contar con servicios para niños, adultos, sección local, préstamos, publicaciones periódicas y audiovisuales, respetando así la Ley de Bibliotecas de Castilla La Mancha.

Malos tiempos para las bibliotecas

Nos trasladamos a un edificio que ofrece ventajas para usuarios y trabajadores justo cuando corren malos tiempos para las bibliotecas que sufren duros e insensibles ajustes que dificultan las incorporaciones de novedades a sus fondos bibliográficos y audiovisuales; y lo mismo sucede con aquellas actividades culturales que necesiten cantidades significativas.

La sociedad y la ciudadanía pagan las consecuencias de la avaricia sin límites de unos cuantos y de otros tantos que aplicaron medidas políticas de dudosa trascendencia y difícil mantenimiento. La sociedad está sufriendo los efectos de una crisis que no merecen porque ellos no son responsables de nada. Crecen los parados, las familias desahuciadas, el número de empresas en concurso de acreedores, la deuda del Estado, de las autonomías y de las empresas y se implantan políticas que hacen caer el sistema de previsión social, la educación, la sanidad, la cultura y el medio ambiente. La crisis se paga pero no la pagan todos.

Las bibliotecas corren caminos paralelos ya que la reducción de los ingresos de las administraciones obliga a establecer recortes degradantes en partidas presupuestarias para adquisiciones bibliográficas, actividades de las bibliotecas y personal bibliotecario. La nuestra a pesar de padecer limitaciones de horario y de personal, aún podrá mantener algunas actividades de fomento de la lectura y algunos programas ya consolidados, aunque lógicamente, se tenga que hacer en una versión más económica.

Toda esta situación obliga a los bibliotecarios a poner en primer plano los servicios más útiles, a intentar ofrecer los mismos servicios con menos recursos y a ofrecer un esfuerzo que acentúe el compromiso social que mantenemos con unos ciudadanos ya agobiados por los problemas económicos y hastiados por tanta noticia que llega de dispendio público, de bajadas de bolsa y de la pesada prima de riesgo. Como es lógico, el sentido común aconseja explotar nuestros recursos al máximo y realizar actividades culturales con bajo coste y cancelar algunas de ellas, las de mayor coste.

En este sentido, el traslado de la Biblioteca al edificio de Numancia 55 supone una ayuda para la realización de una amplia y variada gama de actividades porque ofrece a sus usuarios y a sus trabajadores más posibilidades. Mientras, esperamos que los ciudadanos disculpen la incomodidad que trae consigo un traslado de esta envergadura, en la confianza de que, una vez finalizado, los usuarios podrán disfrutar y aprovecharse de la ventajas de los nuevos servicios y actividades del servicio bibliotecario.

Informe sobre el servicio “Biblioteca por las noches”

 

Anuncios

Acerca de Demoxia

Todo lo que diga acerca de mí, podrá ser utilizado en mi contra...
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Creación y Cultura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Despachaos a gusto...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s