Ángeles de la guarda para el mundo animal

Gema Pérez Pinto es socia y voluntaria de la Asociación Protectora de Animales y Plantas “Huellas” de Puertollano. En este artículo, relata los orígenes, primeros pasos y logros materializados por un colectivo que ha logrado un cambio sustancial en la atención y cobertura de los animales de compañía, que desgraciadamente, son abandonados impunemente por vecinos de la localidad. Gracias a “Huellas”, muchos de estos animales recuperan una vida digna y otros tantos vuelven a tener dueños que los cuidan como se merecen.

En enero de 2011 un grupo de personas comenzó a plantearse hacer un cambio histórico en la ciudad de Puertollano. Cansados de la situación que vivían los perros abandonados, decidieron fundar la primera Asociación Protectora de Animales y Plantas en la ciudad.

Así, en el mes de febrero nacía Huellas, haciendo realidad lo que casi nadie creía. La labor de Huellas, en sus comienzos, consistió en rescatar animales de la calle, llevarles al veterinario y procurarles una casa de acogida que casi nunca llegaba, por lo que los animales en su mayoría terminaban en una residencia canina. Mientras tanto, se les intentaba buscar familias que les adoptasen. La falta de recursos y medios no impidió que muchos animales encontraran una solución, pero lo que parece un sueño hecho realidad no es tan bonito, falta de sueño, de dinero y lo más importante arriesgar la vida en muchas ocasiones por el hecho de rescatar un perro o un gato.

Tras muchas negociaciones, Huellas consiguió firmar un convenio con el ayuntamiento de la localidad por el cual pasó a gestionar las instalaciones que hasta ese momento pertenecían a la Perrera Municipal.

La entrada en las instalaciones no fueron ni mucho menos idílicas. Además de encontrarnos unas instalaciones precarias y más de un centenar de perros en estado de dejadez, la problemática del dinero era lo que más preocupaba. Huellas recibía una subvención del ayuntamiento que no llegaba ni para cubrir las facturas de veterinario, por lo que no quedó más remedio que agudizar el ingenio y comenzar a realizar eventos como mercadillos solidarios, jornadas de puertas abiertas y otras actividades para recaudar financiación.

Con la llegada del invierno Huellas se encontró con el mayor problema hasta el momento, necesitaba construir un techo ya que los animales se mojaban cada vez que llovía y eso unido a los hielos ocasionó que perros enfermos y otros que ya estaban convalecientes empeoraban su estado. Para solucionarlo, Huellas se lanzó a vender bloques de hormigón en el centro de la ciudad, gracias a la colaboración ciudadana, se consiguió construir las paredes y el techo que resguardasen a los animales.

Aparte de recaudar fondos, Huellas siempre ha pretendido concienciar al ciudadano a respetar, tanto si te gustan los animales como si no. Para ello desde el mes de abril, se iniciaron visitas a los institutos de la localidad y alrededores donde los alumnos podían escuchar de primera mano el funcionamiento de una protectora. Como resultado de esto el grupo de voluntarios adolescentes ha aumentado de una forma considerable, y dedican sus fines de semana a ayudar en el albergue canino.

Con el paso del tiempo, Huellas se ha ido haciendo más fuerte y en la actualidad cuenta con voluntarios que son los que mantienen las instalaciones acondicionadas y atienden a los animales, además de preparar acontecimientos con el único fin de concienciar e informar sobre la labor de la protectora. Los socios también son una parte importante ya que ayudan a que mensualmente el ingreso de dinero aumente, no es un aporte cuantioso, pero es una ayuda.

Huellas no se ciñe sólo al ámbito local, pues ha cruzado la frontera española, además de enviar animales en adopción fuera de España, especialmente galgos, ha recibido ayuda de asociaciones extranjeras, como ocurrió el mes de diciembre de 2011 que se recibió desde Alemania camas y collares, o el caso reciente del mes de mayo donde un grupo de holandeses construyeron boxes, alcantarillados, verjas y que han permitido que las instalaciones sean más seguras y la calidad de vida de los animales que allí se encuentran haya mejorado notablemente.

Pero la ayuda recibida no ha sido solo internacional. La Asociación Mascoteros Solidarios ha ayudado en casos aislados de animales que necesitaban operaciones más costosas, o el equipo de Protección Civil de Las Rozas que acudió desinteresadamente a realizar una exhibición de perros de rescate para recaudar fondos.

Ha pasado ya un año y medio, y la existencia de Huellas ha cambiado muchas cosas, más de un centenar de perros y adoptados, la calidad de vida de los animales que se encuentran ubicados en el albergue ha mejorado notablemente, así como la seguridad en las calles ya que el número de animales sueltos ha disminuido.  Pero no solo he conseguido avanzar en el terreno del mundo animal, que es la meta de la protectora, Huellas ha conseguido concienciar, involucrar a la sociedad, sembrar al menos la semilla de que los animales son seres vivos que hay que respetar.

La labor de Huellas no se detiene.  Próximamente, la asociación se propone construir un quirófano dentro del albergue, una zona de hospitalización, aumentar el número de adopciones tanto nacionales como internacionales y seguir creando eventos como es el caso de las Segundas Jornadas de Puertas Abiertas.

Anuncios

Acerca de Demoxia

Todo lo que diga acerca de mí, podrá ser utilizado en mi contra...
Esta entrada fue publicada en Participación Ciudadana, Protección del mundo animal, Voluntariado y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Despachaos a gusto...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s